1 de octubre de 2007

Cifrado

Espejo iridiscente, escalinatas que descienden bajo el líquido espejo en llamas, una puerta entreabierta meciéndose en el fondo del lago, dejando entrever cada vez una expresión distinta de la cifra.


Es la cifra que asoma bajo la piedra
La cifra de arena
La cifra de la primera vez
La cifra de la cantidad no revelada
La cifra de la cosecha del abismo
La cifra de la escasez sobre la abundancia
La cifra caduca que le ladra al viento
La cifra de mi muerte improbable
La cifra que enruidece la espera
La cifra del soldado que huye de un ejército
La cifra del ejército que huye de un soldado
La cifra del mar, antes de su partida
La cifra finita de tus cabellos infinitos
La cifra fosilizada en la temperatura de tu voz
La cifra del segundo que liberó tu corazón
La cifra del más acá absoluto
La cifra besando un testamento ya frío
La cifra callada que pasa de mano en mano
La cifra encontrada una vez, perdida tres veces
La cifra sexuada que recorre las venas de la ciudad
La cifra de la música en el bolsillo del ciego
La cifra de lágrimas aquí ungida, ahí sobre la pequeña torre
La cifra de la ley en su cataclismo interior
La cifra del naufragio nocturno, sin testigos más que ellos mismos
La cifra de los que naufragaron y por ende se salvaron
La cifra de lo dicho, atada al zapato del sordo
La cifra de los dientes arrancados por la Historia
La cifra de la defecación universal
La cifra olvidada que vuelve a por su deuda
La cifra quemada en su raíz, pero que sin embargo florece
La cifra quemada en su raíz, que no florece, pero sin embargo da frutos
La cifra que hiere por su cordura
La cifra de mi vida sin mí, viniendo hacia mí, purificándome
La cifra del esclavo y su lucha contra la cifra
La cifra roja, hija de la necesidad
La cifra inconclusa
La cifra cómica y sangrienta
La cifra ambigua y feroz
La cifra enterrada bajo tu lengua
La cifra materna
La cifra que ha pacientemente ardido
La cifra trizando tu caparazón de cicuta
La cifra encriptada en semillas de éxtasis
La cifra que amarra las gotas del invierno
La cifra de todo lo que baja por tu sangre
La cifra idéntica de tu sangre!
La cifra vencida por el amor
La cifra en el sol
La cifra escrita con la salsa de los muertos
La cifra de labios de neón en el hotel Rodwaldt
La cifra de Eloísa en la cima del volcán
La cifra del buen Jesús en la emboscada humana
La cifra de Gwyneth y su cuerpo lleno de ojos
La cifra trémula de Jehanne incubando el fuego
La cifra de Adán, tendiéndole un teléfono ensangrentado a Eva
La cifra insomne del viejo Holan devorando un caballo en su escritorio
La cifra de la hija del obispo y su amante, el urólogo
La cifra del asesino que escondió el cadáver y fue canonizado
La cifra del condenado que, al momento de morir, escupió una llave
La cifra del que fue y aún es porque su música fue escuchada

La cifra masticada en silencio por el poeta
La cifra del poeta y su impronunciable nombre
La cifra del poeta que fue el último en hablar
La cifra del poeta vencido por su propia fuerza
La cifra del poeta que partió a por semillas
La cifra ­—pero dónde habita el poeta
La cifra fractal de las horas, después del tiempo
La cifra de todo lo que no se volverá costumbre
La cifra de lo que no alcanzarás nunca con tu cuerpo
La cifra de los besos que no fueron dados
La cifra indómita, amor, de tu larga herida
La cifra madura de la tormenta
La cifra del adiós (que no ha de repetirse)
La cifra que desborda el escrito
La cifra abandonando el poema
La cifra pulverizándose en lo verdeazul
La cifra que
Es la cifra
De QUÉ

8 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Quién es este hombre, misterio puro, cifras invitantes?
Lectura para todo momento, con ese retrato, además...
Muchas gracias, Cristóbal.

Pedro Miguel dijo...

Oye, pero tú en vez de ponerle cosas a tu blog, se las quitas: me pasé por aquí al mediodía y ahora que vuelvo a entrar, a medianoche, como un jodido ladrón, encuentro menos posts que hace unas horas, entre ellos un poema muy hermoso que pensaba paladear con calma. Creo que debo darme la maña para capturar todo este contenido antes de que lo desaparezcas. ya verás.

Anónimo dijo...

La cifra...eso mismo dijo el mismísimo...y siempre le daba por poner los tres puntitos, como para rendirle homenaje decía, y se reía justo ahí.
En todo caso, este cabro se las trae.
¿Vas a tomarte otra tacita?
Y el de la foto, se la pasa escribiendo tambien, digo yo.
Pásate unas galletitas, Tuca y volvamos a llamar al poeta.

sofia dijo...

Ahora entiendo el por qué de esa recopilación de artículos encima del escritorio. Me imaginé que al abrir la página me iba a encontrar con el texto que lei el fin de semana sobre esa bebida "mágica", pensaba ponerte "gracias por el vaso de agua que me ofreciste" jajaja.
Me alegro que hayas encontrado un espacio para entretenerte escribiendo.

Un beso grande Tobs,

Tu hija

Anónimo dijo...

y como se contacta uno con ud
L.L.

Pedro Miguel dijo...

ECOS:

¿Es la cifra de qué? —De lo
/cifrado.
Cifrar es esconder, y cifra es clave
para reconocer, como la llave
que a su muerte escupiera el condenado.

El dato conocido y extraviado
—“pasa de mano en mano” en un deslave
que lleva hasta el olvido en forma suave—,
bajo una lengua exánime enterrado;

Un caballo por Holan devorado;
memoria que diluye lo que sabe,
o Jesus, por los hombres emboscado,

la cifra es la palabra que no cabe
en su propia escritura, un entramado
sin principio ni fin, y un mar sin nave.

Anónimo dijo...

Where can I get a toothbrush?
---------------------------------------------------------
Signature:buy levitra professional online zoe

Anónimo dijo...

What's the name of your company?
---------------------------------------------------------
Signature:lipitor without prescription yulmq
order lexapro spmjt